A dos años de la partida de Ana Zabaloy, la maestra rural que murió luchando contra los agrotóxicos

Ana Zabaloy era una docente rural de San Antonio de Areco. Durante seis años fue directora de la escuela Nº 11 de esa localidad y durante ese período sufrió constantes fumigaciones junto a sus alumnos. En una de ellas, su cuerpo fue alcanzado por el producto 2,4-D, de alto impacto hacia la salud humana.

Ana murió el 9 de junio de 2019, tenía cáncer: “no son hechos aislados, no es casual que en los pueblos fumigados las tasas de cáncer y otras enfermedades sean el triple que la media nacional”.

En una carta que difundió y publicó la Revista Cítrica en el año 2017, Zabaloy explicó que en la actualidad la “mayoría de las veces estamos solas en nuestros pueblos, enfrentando la indiferencia, la falta de compromiso de los que deberían cuidarnos, complicidades del poder político y hasta amenazas”.

Ana Zabaloy fue durante seis años directora de la escuela número 11 de San Antonio de Areco y en ese período sufrió junto a los alumnos constantes fumigaciones con agrotóxicos en las proximidades de la escuela y en pleno horario escolar.

“En una de esas ocasiones el producto utilizado fue 2,4-D, y me volví a mi casa con una parestesia facial y con una insuficiencia respiratoria”, cuenta en la carta publicada. 

Zabaloy fue una de las referentas de la Red de Docentes por la Vida, la Red Federal surgió como idea a partir de sus primeras denuncias (2012) y se creó en agosto de 2017 y es una red que permite que los y las docentes de todo el país puedan compartir el protocolo de denuncia y actuación ante casos de fumigaciones. En el recorrido de la lucha los deseos se amontonan no por torpeza sino por el entusiasmo de cumplirse: pelear con un campo con escuelas, no un campo vacío de personas, soberanía alimentaria, agroecología, ruralidad libre de agrotóxicos.

Fuente: LasHerasNoticias.com

Entradas relacionadas

Deja tu comentario