Coriandro, una muy aromática opción productiva para la zona pampeana

CORIANDROCORIANDRO
Planta de coriandro. Foto INTA.

La Argentina es uno de los principales exportadores mundiales de coriandro por valores superiores a tres millones de dólares. El coriandro (Coriandrum sativum L.) -que se conoce también como culantro, coliandro, anisillo, cilandro, cilántrico, culántrico, perejil chino o japonés- es una especie aromática perteneciente a la familia de las Apiaceae, de aroma cítrico y mentolado que se cultiva en invierno y constituye una interesante alternativa al trigo que puede rotarse con soja.

Sus granos son empleados enteros o molidos como condimento en la industria alimenticia y en la formulación de mezclas de especies. Posee propiedades medicinales siendo empleado como medio aromático, colagogo y estimulante.

Tiene como centro de origen el sur de Europa, norte de África y la región del Cáucaso. A nivel internacional se reconocen tres tipos de coriandro: el marroquí, destinado especialmente a la obtención del grano para ser utilizado como condimento alimenticio.

El ruso, de tamaño más pequeño y alto contenido de aceites volátiles, destinado especialmente a la obtención de aceite esencial, utilizado en la industria alimenticia, perfumera, tabaquera, cosmética y farmacéutica y, en tercer lugar, el tipo hindú, grande y ovalado, que presenta y confiere un sabor particular al típico curry elaborado en la India.

Características morfológicas

Es una especie de hábito anual y consistencia herbácea, la altura de la planta oscila normalmente entre los 50 a 90 cm. dependiendo del material genético, de la época de siembra y de la fertilidad del suelo. La raíz es fusiforme y delgada, constituida por un eje principal y ramificaciones laterales.

El tallo es erecto o levemente arqueado, glabro, con nudos prominentes y entrenudos huecos. Las ramificaciones del tallo son variables dependiendo de factores genéticos, ecológicos y tecnológicos. La especie presenta dimorfismo foliar.

Las flores se encuentran agrupadas en inflorescencias de umbelas compuestas. Son pequeñas, de color blanco-rosado-violáceo, de estructura pentámera. El color del grano es variable, encontrándose tonos desde el amarillo, marrón amarillento, amarillo pajizo o pardo oscuro.

Durante el desarrollo fenológico del cultivo de coriandro se pueden distinguir tres grandes etapas: la implantación, la vegetativa y la reproductiva, con sus respectivas subetapas.

Implantación del cultivo

Siembra – germinación. Al ser colocada la semilla en íntimo contacto con el suelo húmedo se inicia el proceso de absorción de agua, incrementándose la actividad respiratoria y la movilización de sustancias nutritivas. Si la provisión de agua es adecuada, la germinación comienza a los 10 -12 días de la siembra.

Esta etapa culmina con la emisión de la radícula. La siembra se realiza, en la región pampeana, entre los meses de mayo y julio, procediéndose a la cosecha desde fines de noviembre hasta mediados a fines de diciembre según zona de producción.

coriandrocoriandro
El color del grano de coriandro es variable: desde el amarillo, marrón amarillento o amarillo pajizo hasta pardo oscuro. La imagen corresponde a Wenceslao INTA, la primera variedad nacional adaptada a la región pampeana, con buena sanidad y altos rendimientos.

Germinación – emergencia. Una vez emergida la radícula, las condiciones del ambiente y del suelo incidirán sobre la emergencia del cultivo. Suelos con alto pocentaje de arcilla, susceptibles a plancharse, dificultan la emergencia de los cotiledones retrasando e incluso impidiendo la implantación del cultivo.

Emergencia – primer par de hojas: la duración de esta etapa puede verse afectada por las condiciones de temperatura y humedad imperantes y por la fecha de siembra.

Etapa vegetativa

Primer par de hojas – dimorfismo foliar: durante la misma, la planta produce hojas a nivel del suelo por lo cual esta etapa es denominada usualmente como estado de “roseta”. Al final de este período, en el centro de la roseta, hacen su aparición hojas de un aspecto distinto, finamente divididas y sentadas, que iniciarán la etapa de dimorfismo.

Dimorfismo foliar – aparición de botones florales: en general, el dimorfismo foliar, coincide con la ocurrencia de los primeros días templados. Los tallos se alargan portando botones florales. Se produce un acelerado crecimiento en altura y un aumento en el ritmo de acumulación de materia seca. Al finalizar esta etapa se observan los primeros botones florales en los extremos de las ramificaciones y del tallo central.

Etapa reproductiva

Floración – fructificación: la floración del cultivo es muy prolongada, llegando a durar 20 días o más. La primera umbela que florece es la del tallo principal y luego, sucesivamente, se irán abriendo las umbelas de las ramificaciones, ubicadas por encima de la umbela principal.

Es notoria la superposición entre floración y fructificación, encontrándose en la misma planta botones florales, flores abiertas, granos con incipiente formación y frutos desarrollados en un mismo momento.

Fructificación – madurez comercial: producido el cuajado de los frutos, que presenta la misma disparidad ya comentada, se da inicio al llenado de los mismos, provocando una despareja maduración del cultivo.

coriandro

coriandro

coriandro

coriandro

A medida que esta etapa avanza, la planta pierde sus hojas y se torna de color amarillento – amarronado. Los granos siguen, aunque con mayor desigualdad, el mismo proceso de coloración pero más variado (amarillento, marrón, verde amarillento e incluso violáceos).

El ciclo total del cultivo puede oscilar entre 120 y 180 días según época de siembra y genotipo utilizado.

Requerimientos del cultivo

Se trata de un cultivo adaptable a variadas condiciones de clima. La prueba de esto es la distribución geográfica que presenta en diversos países del hemisferio norte y sur y la diversidad de altitudes en que se lo puede encontrar (hasta 1200 m.).

En lo que hace a condiciones térmicas, necesita un período frío para alcanzar crecimiento y desarrollo óptimo. El factor temperatura condiciona también la longitud del estado de “roseta”. Se ha encontrado una correlación negativa entre la duración de la etapa de roseta y la temperatura media diaria durante los primeros 21 días posteriores a la emergencia.

Otra influencia marcada se da en el contenido de aceite esencial del fruto, ya que se ha determinado que el porcentaje de esencia disminuye cuando la temperatura supera los 21ºC. En cuanto a disponibilidad hídrica, el período crítico es la etapa de floración. El estrés hídrico durante esta etapa produce mermas importantes en los rendimientos.

Si bien el cultivo no presenta altas exigencias en el aspecto edáfico, se prefieren suelos de textura franca y sin posibilidades de encharcamiento. Suelos extremadamente arcillosos son perjudiciales, en especial, por la excesiva retención de agua. La planta de coriandro no es tolerante a salinidad ni alcalinidad.

Áreas de producción

El volumen de producción y la superficie cubierta por especias y hierbas aromáticas en el país no es muy extensa. Los cultivos se encuentran diseminados a lo largo y ancho de Argentina, con especies características de cada zona, de acuerdo a las condiciones climáticas y culturales de cada región.

La principal zona de producción de coriandro es la Pampa Húmeda, fundamentalmente el norte de la provincia de Buenos Aires: San Antonio de Areco, Capilla del Señor, Carmen de Areco, Mercedes, Luján, San Andrés de Giles, Rojas, Pergamino, Salto y en el partido de Cnel. Suárez. También en el sudeste de la provincia de Córdoba, sur de Santa Fe y Entre Ríos. (Fuente: INTA)

El ABC Rural

NOTA RELACIONADA – Cultivo de coriandro: positiva experiencia en el partido de San Nicolás

Entradas relacionadas

Deja tu comentario