Se cumplen dos años de la Masacre de Monte

Por Leo Lettieri


Familiares, amigos, vecinos y vecinas de San Miguel del Monte recuerdan, con diferentes actos, a los cuatro jóvenes asesinados por la policía y exigen memoria, verdad y justicia. A partir de la 8 de la mañana, y hasta las 20 horas, encenderán una fogata en la plaza principal «para que la memoria, cual fuego, permanezca encendida, para que la lucha colectiva crezca y se construya hasta que todo sea como lo soñamos», afirma la convocatoria.

«Arderá el amor; arderá su memoria, hasta que todo sea como lo soñamos, como en realidad pudo haber sido«, escribió alguna vez Francisco «Paco» Urondo y con esas palabras familiares, amigos, vecinos y vecinas de Monte decidieron recordar a Camila López, Gonzalo Domínguez, Danilo Sansone y Aníbal Suárez, víctimas de aquel aberrante hecho conocido mediáticamente como la «Masacre de Monte».

La madrugada del 20 de mayo del año 2019 no solo cambió la vida de cinco familias, sino que atravesó a la comunidad de Monte, una ciudad del interior de la Provincia de Buenos Aires, con poco más de 25 mil habitantes, donde aún algunos valientes se «animan» a pasear en soledad en horas de la noche o a dejar la puerta de entrada sin llave.

Aníbal, Camila, Danilo y Gonzalo eran jóvenes, rebeldes, soñadores, como cualquier montense de 14 años que sale a pasear con sus amigos y amigas, en cualquier momento del día, porque en Monte, como en muchos distritos de la Provincia de Buenos Aires y del país, el tiempo transcurre de otra manera, las preocupaciones son muy diferentes a las que tienen los porteños o los habitantes del conurbano bonaerense.

En Monte, los hijos y las hijas siempre volvían a casa.

Pero aquel 20 de mayo cambió todo. La brutalidad, el odio, el abuso de poder por parte de quienes deberían haber cuidado a esos chicos pateó el tablero. Aquel «pueblo tranquilo donde nada pasa» se convirtió en el epicentro de la violencia institucional.

Aníbal, Camila, Danilo, Gonzalo y Rocío (Quagliarello), única sobreviviente, fueron perseguidos a los balazos por las fuerzas de seguridad. ¿Por qué?, ¿el motivo? Si bien hay hipótesis y la línea de investigación es clara, cuesta comprender el grado de brutalidad, el ensañamiento y, nuevamente, el odio de los efectivos policiales.

Pero no todo queda ahí, porque ese manejo repudiable y repulsivo por parte de los policías fue avalado y respaldado por sus compañeros y, como siempre, el poder político: el intento de guardar debajo de la alfombra lo que realmente sucedió fue tan grosero, el encubrimiento fue tan atroz, como los disparos que efectuaron aquella madrugada contra el vehículo en el que se trasladaban los chicos, un Fiat 147.

Pero como dijo Gandhi, «hay dos tipos de poderes, uno es obtenido por el miedo al castigo, y el otro por actos de amor. El poder basado en amor es más efectivo y permanente que el miedo al castigo».

Sin lugar a dudas, el poder, el amor del pueblo de Monte que se movilizó instantáneamente evitando el encubrimiento y poniendo sobre la mesa la verdad, terminó primando sobre la desesperación y la impunidad del poder del miedo.

En Monte, hay una sociedad que ya no tiene miedo. Pero también, hay familias que perdieron a sus hijos. El precio de la «ceguera» y el silencio es alto. Muy alto. Por eso, a dos años de la «Masacre de Monte», el pedido es uno: Memoria, Verdad y Justicia.

QUIÉNES SON LOS 24 IMPUTADOS POR LA «MASACRE DE MONTE»

La causa tiene como imputados a 23 policías y un funcionario municipal, quienes están a disposición del Tribunal Oral 4 de La Plata que aún no puso fecha del inicio del juicio.

Los cuatro policías acusados de los homicidios de Danilo Sansone (13), Camila López (13), Gonzalo Domínguez (14) y Aníbal Suárez (22) y las lesiones que sufrió Rocío Quagliarello (13) serán sometidos a un juicio con jurado popular, mientras que los otros 20 imputados enfrentarán un debate oral.

Los imputados son:

El excapitán de la Policía de la Provincia de Buenos Aires Rubén Alberto García y los oficiales Leonardo Daniel Ecilape, Manuel Monreal y Mariano Alejandro Ibáñez.

Todos ellos pidieron ser juzgados por un jurado popular, acusados de ser coautores de los delitos de «homicidio agravado por abuso de función como miembro de las fuerzas policiales calificado por el empleo de armas de fuego -consumado y, en tentativa- y violación de los deberes del funcionario público».

Fuentes de la investigación aseguraron que García y Ecilape permanecen detenidos desde el 29 de mayo de 2019 en la Unidad 35 de Magdalena; Monreal en la Unidad Penal 9 de La Plata; e Ibáñez en la Unidad 24 de Florencio Varela.

Los policías Marcelo Idarreta, José Domínguez, Melina Bianco, José Durán, Maia Valiente, Cristian Alberto Righero, Juan Manuel Gutiérrez, Julio Micucci y Nadia Genaro están imputados sin prisión preventiva, acusados de los delitos de «falsedad ideológica de instrumento público, encubrimiento agravado, abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público».

Los policías Florencia Stankevicius, Mario Mistretta, Evelin Yael Van Monleghey, Camila Galarza, Marisol Rizzo, Sergio Servia y Héctor Enrique Ángel enfrentan cargos por «encubrimiento agravado, incumplimiento y violación de los deberes de funcionario público».

Los agentes Julieta Aguilera Rearte, Nelson Rodríguez y Raúl Mauregui serán juzgados por «violación de los deberes de funcionario público».

El entonces secretario de seguridad de Monte, Claudio Martínez, enfrentará cargos por «encubrimiento agravado y violación de los deberes del funcionario público».

Fuente: Infomonte.com.ar

Entradas relacionadas

Deja tu comentario