“¡República urgente!”, un alegato en contra del populismo y en defensa de las instituciones democráticas

República urgente
«Un diálogo de inusual intensidad mediante el cual invitan a los lectores a emprender la aventura de pensar y el desafío de llamar a las cosas por su nombre», describe el libro en su sinopsis

La tapa tiene palabras en rojo y en mayúsculas. El título está sostenido y encerrado entre signos de exclamación. Lo modifica la definición “urgente”, premiado a conciencia por los editores como el elemento más grande y notorio de la portada del libro. ¡República urgente! (Planeta) bien podría ser una exclamación, el enunciado enfático de un sentimiento, o tal vez un grito, un ruego desaforado, una pancarta. O, como dice el subtítulo, un alegato: la fundamentación y exposición en defensa de una “democracia auténtica”. En plano de fondo, gris y ensombrecido, la cúpula del Congreso termina cerrando la idea. El libro hablará de eso: de la República, de las urgencias y de lo que pasa y no pasa en el palacio legislativo de la avenida Entre Ríos.

Lo escribieron el filósofo, ensayista y poeta Santiago Kovadloff y el periodista y miembro de la Academia Nacional de Periodismo Héctor Guyot. En verdad, tradujeron en las 244 páginas sus conversaciones y deliberaciones. La composición del texto son las desgrabaciones de las charlas: el diálogo como articulador del relato. “Antes de empezar, trazamos entre los dos una lista de temas que entendimos nos ayudarían a pensar el presente político y social del país, así como su contexto global. Junto a una crítica del populismo, queríamos analizar también las falencias y errores de la democracia republicana, que instalan un terreno fértil para el populismo. Nos propusimos pensar pero sin teorizar de forma abstracta, es decir, sin perder de vista la actualidad”, expresó Guyot.

La lista de temas: el populismo como fuerza anti-republicana, el saqueo del Estado, la pandemia, la Justicia, los que se van, el “relato”, entre otros. Eso se convirtió en la estructura provisoria del libro y el detonante de las charlas. A mediados de octubre del año pasado coordinaron un encuentro semanal de al menos dos horas: cada día abordaban un nuevo tópico. “Dejábamos que la conversación nos fuera llevando”, aportó Guyot. El trabajo de corrección significó una nueva conversación para ajustar el texto.

“La reflexión política y estética entre nosotros, todo lo que atañe a la palabra y a su valor social, es materia de análisis constante. De modo que el libro representa en cierto sentido una continuidad de esas conversaciones privadas que ahora hacemos públicas. No fue un trabajo improvisado: lo articulamos en torno a un programa temático que permitió luego que empezáramos a trabajar en reuniones sistemáticas y que a su vez sufría modificaciones a medida que los temas iban imponiendo su propia prioridad”, consideró Kovadloff.

Reforma judicial - 26A - Congreso Buenos Aires
La imagen del Congreso, en una imagen gris como la tapa del libro (Franco Fafasuli)

Dijo que el índice del libro sirvió de guía temática y que la convivencia entre dos amigos a lo largo del tiempo facilitó el desarrollo. “Creo que finalmente logramos darle vida y forma a una propuesta de reflexión política y social que tal vez pueda contribuir a que la inquietud cívica que reina en buena parte de la sociedad pueda encontrar respuestas y preguntas en estas páginas que hemos compuesto”, validó.

Guyot pensó cuáles son esas respuestas y esas preguntas que pretende plantear el trabajo: “El libro trata de hacer una radiografía del presente político argentino y de lo que está en juego, que para nosotros es la disyuntiva entre dos sistemas inconciliables: la democracia republicana, basada en la ley, y el populismo kirchnerista, que intenta reemplazar la ley por la voluntad o la palabra del líder. Tratamos de ir más allá de la foto para entender la película, es decir, cómo llegamos hasta aquí. Y tratamos de analizar el populismo argentino también desde una perspectiva global, ya que hoy en el mundo hay muchas democracias jaqueadas por populismos de derecha o de izquierda. El populismo argentino es producto tanto de nuestra historia como de un determinado clima cultural global”.

– ¿Por qué el calificativo “urgente”?

Kovadloff: La urgencia de nuestro libro tiene distintas vertientes significativas. Es urgente, por un lado, que la República a través de la oposición, de la Justicia y de sus instituciones generales reaccione ante esta embestida brutal que está llevando adelante el kirchnerismo para adueñarse del país, convirtiendo a las instituciones que hoy representan a la República en una mascarada pretextual para poder instaurar en el país un gobierno de carácter autocrático. A esto se debe la urgencia que inspira la sensibilidad republicana de tantos argentinos que en las calles y en los medios de comunicación manifiestan su preocupación y su necesidad de reaccionar en el marco de la ley contra esta embestida, que aspira a generar impunidad donde no la puede haber y sumisión de la justicia al poder político. Y hay urgencia también del lado del oficialismo, que aspira a buscar los mecanismos que permitan terminar rápidamente con los riesgos de la impunidad con que hoy está recubierta la vicepresidenta de La Nación y quienes la han acompañado en sus gestiones de gobierno y han cometido toda clase de delitos que han debilitado al Estado y contribuido a que pierda credibilidad la democracia argentina.

Guyot: Ambos tenemos la convicción de que la Argentina se encuentra en una encrucijada. Estamos entre un populismo que gobierna, que intenta acabar con la división de poderes, y un proyecto republicano nunca del todo consumado al que es preciso volver. Ese ataque del Gobierno se centra sobre todo en la Justicia, con la intención de neutralizar las causas de corrupción que persiguen a la vicepresidenta y sus viejos funcionarios. Pero va más allá. Porque si el kirchnerismo lograra doblegar a la Justicia para obtener impunidad, el camino hacia un sistema hegemónico de partido único estaría allanado. La urgencia está dada también porque estamos en un año electoral. Tendremos elecciones legislativas, pero los argentinos, en definitiva, vamos a elegir entre populismo o democracia republicana.

República urgente
«Nos propusimos pensar sin perder de vista la actualidad política y social, por eso intentamos que nuestro diálogo diera lugar a un libro llano, accesible en sus reflexiones y en sus propuestas. No está dirigido a nadie en particular, sino a todos aquellos que quieran pensar el país en estos momentos tan urgentes», expresó Guyot

En el libro se despliegan coincidencias y debates entre los autores sobre una línea de temas coyunturales, previamente acordados. Queda claro que hay posiciones comunes: el fortalecimiento de la independencia de los tres poderes, el respaldo severo a las instituciones democráticas, los señalamientos al kirchnerismo por desear cooptar y disciplinar el órgano judicial, la lucha encarnizada contra el populismo. “Uno de los propósitos del libro -definió el filósofo- es mostrar que la índole del régimen democrático republicano se asienta en el respeto de la Constitución, en la sumisión del poder político a la Ley, en la promoción de la dependencia e interdependencia de los tres poderes fundamentales, en una convivencia asentada en consensos compartidos por adversarios y que son inconcebibles para quienes se consideren enemigos pero que son fundamentales allí donde importa concebir la política como un espacio de debate”.

“Proponemos volver a recuperar la idea de un centro republicano donde convergen los adversarios de izquierda y derecha, y generen una centroizquierda y una centroderecha que, aún con matices en relación a las políticas de Estado, sean capaces de consensuar en torno a los valores fundamentales de la República y terminar con aquello que compromete su subsistencia: la pobreza, el delito, la imposibilidad de concebir al adversario como alguien indispensable para la fortaleza política de un país, un desarrollo económico que descanse sobre premisas éticas y que busque la equidad indispensable para que el trabajo, la educación y la salud estén realmente en el centro de la política de Estado”, concluyó Kovadloff.

El teoría del “centro” es uno de los conceptos principales de ¡República urgente!. La idea desarrollada por el filósofo se describe como el respeto de los actores políticos a las reglas del juego. Guyot desarrolla: “El centro es la Constitución, sus principios y valores, que habilitan el diálogo pluralista. Por eso, antes de hablar de derecha o izquierda, mejor hablar de centroderecha y centroizquierda, lo que supone reconocer que aun quienes tienen visiones muy distintas de la política y la sociedad se encuentran en el respeto a la ley”.

El periodista y editor de La Nación subraya otros dos tópicos medulares: las asignaturas pendientes de la democracia y el capital cívico republicano del país. En relación a las deudas democráticas argentinas, aclaró: “La principal es la desigualdad, la brecha entre los que más y menos tienen, algo que se da a nivel global y por supuesto en la Argentina. Sobre esa promesa incumplida de la democracia se asienta el relato populista, que alienta el resentimiento que esta desigualdad produce para polarizar a la sociedad y generar una adhesión incondicional, en muchos casos de carácter fanática”.

Y en virtud a la capital cívico republicano, destacó: “Encontramos este capital en algunas figuras y hechos de la historia argentina, y especialmente en una resistencia actual al populismo. Los banderazos, en los que gran parte de la sociedad protesta contra los embates del kirchnerismo a las instituciones, es quizá la expresión más rotunda de ese capital. También se expresa en los jueces que se empeñan en cumplir con su deber, en el periodismo independiente y en la oposición, que tiene espadas lúcidas para desenmascarar las intenciones del populismo, aunque todavía no logra articular un proyecto alternativo que vaya más allá de la necesidad evidente de volver a la Constitución”.

SEGUIR LEYENDO:

Política, economía y los secretos del poder: adelanto de las frases más importantes del libro de Macri

El capítulo que más le costó escribir a Macri: los errores económicos y las medidas de las que se arrepintió

Fuente: InfoBae

Entradas relacionadas

Deja tu comentario