COLUMNA DE OPINION: “MURIÓ CLAUDIO BONADÍO, RADIOGRAFÍA DE UN JUEZ POLÉMICO”

Pocos días después de cumplir 64 años de edad, falleció el Juez federal Claudio Bonadio víctima de un tumor cerebral. La  noticia fue dada  a conocer pocas horas después de la muerte del magistrado en el barrio porteño de Belgrano.

El funcionario qué inició su carrera judicial en 1988, estuvo siempre rodeado de controversias.  Antes de su designación cómo Juez Federal, Bonadio fue subsecretario de la Secretaria Legal y Técnica  de La Nación entre  1992 y 1993. La carrera del Juez Bonadío es un claro testimonio del funcionamiento de la   justicia argentina de las últimas décadas.

Bonadio fue  uno de los llamados “jueces  de la servilleta”,  que según la  denuncia del entonces  ministro de economía Domingo Felipe Cavallo eran un grupo de jueces qué maleaban los procesos en favor del oficialismo, estos fueron señalados por el exministro del interior Carlos Corach, quien según Cavallo escribió los nombres en una servilleta,  de allí  el nombre  mediático “jueces de  la servilleta”.

Ya cómo juez, primero de Morón en 1993 y después cómo titular  del juzgado federal nro. 11, Bonadio participó  en varias causas de  relevancia nacional, por ejemplo la primera etapa del aún impune atentado contra la AMIA ocurrido en 1994. Durante su carrera judicial el magistrado tuvo más de 75 procesos abiertos por supuestas inconductas. Además de haber protagonizado un hecho de sangre en 2001 en el cuál mató a un ladrón que intentó asaltarlo.

Pero sin  dudas fue en el último tiempo que el juez adquirió mayor notoriedad,  ya que fue quien impulsó las principales causas de corrupción contra funcionarios kirchneristas.  Desde dólar futuro hasta la causa cuaderno, lo cual lo llevó convertirse en uno  de los jueces más criticados por los sectores partidarios de CFK, quién planteó una enesmitad  manifiesta en una de sus múltiples recusaciones hacia el magistrado.

A modo de conclusión debemos decir qué el juez Claudio Bonadio fue una figura polémica, cuya conducta fue puesta muchas veces en tela de juicio así como la del poder judicial, un poder judicial discutido, a veces  ruinoso y en franca decadencia en el cual los jueces parecieran fallar teniendo más en cuenta los tiempos de la política que las normas del derecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: