La masacre de San Miguel del Monte: ahora la justicia investigará a la intendenta Sandra Mayol

Así lo dispuso el fiscal de Cañuelas, Lisandro Damonte. Quiere saber si la jefa comunal y un bombero municipal incurrieron en el delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público. El avance en este sentido lo había reclamado la Comisión por la Memoria. Se trata de la pesquisa por la muerte de un joven y tres chicos tras una persecución policial ilegal

La justicia penal investigará a la intendenta de San Miguel del Monte, Sandra Mayol, en el marco de la causa por las cuatro muertes acontecidas tras la persecución policial ilegal.

Así lo dispuso el titular de la UFI N° 1 de Cañuelas, Lisandro Damonte, quien quiere saber si la jefa comunal incurrió en el delito de incumplimiento en los deberes de funcionario público.

La Comisión Provincial por la Memoria (CPM) había solicitado que se avance con esta denuncia y, desde el primer momento, sostuvo la necesidad de investigar la responsabilidad de Mayol en la masacre de Monte y su participación en los hechos posteriores a la persecución policial que terminó con la vida de cuatro jóvenes y otra adolescente con lesiones graves.

Este pedido también fue realizado por las familias de las víctimas que, a pesar de las interpelaciones públicas a la intendenta, nunca tuvieron de la jefa municipal una respuesta acorde al dolor que sufrieron.

Como se recordará, la causa por la masacre de Monte tiene 13 imputados: cuatro policías bonaerenses por homicidio y otros ocho por encubrimiento, más el ex secretario municipal de San Miguel Monte por encubrimiento e incumplimiento de deberes del funcionario público.

A casi cuatro meses del hecho, y a partir de las pruebas que forman parte de la instrucción judicial, la UFI N 1 de Cañuelas pidió formar una causa por separado contra la intendenta Sandra Mayol y Nelson Barrios, un funcionario del cuerpo de bomberos municipal, por el delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público.

Desde la Comisión por la Memoria aseguran que se pudo determinar que se desplegó una extensa actividad para encubrir lo ocurrido e instalar la idea de un accidente. Cuando no pudo negarse la persecución, se falsearon testimonios y otras pruebas para ocultar los disparos policiales.

Fuente: InfoCielo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: