POLÉMICA DE LOS PASAJES: ¿OTRA DEFICIENCIA MORAL DE NUESTRA CLASE POLÍTICA?

En los últimos días ha tomado estado público una práctica que si bien hoy es noticia no es nada nueva, el canje de pasajes aéreos y de ómnibus no utilizados por los legisladores por dinero y abrió una nueva discusión qué pone en el centro de la escena la ética de la conducta  en una práctica, que salvo contadas excepciones, realizan la mayoría de los diputados y senadores sin distinción partidaria.

El debate se da en un contexto político extremadamente complejo donde la transparencia en  la administración pública pretende estar en auge. El eje de la  cuestión es el uso discrecional de los pasajes que se le otorga a los legisladores para interiorizarse sobre las problemáticas y necesidades de quienes dicen representar,  lo cual no está mal ya que para tener un plexo jurídico acorde a las necesidades de la población es indispensable conocer sus problemáticas pero este hecho hace que un considerable sector de la ciudadanía vea y juzgue esto como otro mecanismo oscuro de una desprestigiada, privilegiada y a veces corrupta clase política.

En el último tiempo hemos escuchado hablar del déficit fiscal y la necesidad de bajar el gasto público, existe un consenso entre los economistas en que un déficit sostenido combinado con un alto endeudamiento  como presenta actualmente Argentina es una mezcla ideal para encubar la próxima crisis económica  y si no cambiamos el rumbo estamos camino  al precipicio.

El presidente de la cámara de diputado Emilio Monzó mantuvo una reunión con los referentes de las principales bancadas y acordaron reducir los pasajes a un número de 20 vuelos mensuales y eliminar  el mecanismo de canje que en los últimos días generaron tanta suspicacia en la opinión pública y al mejor estilo de la dirigencia argentina tiene que estallar primero la polémica para luego cambiar algo ya que nunca se toma la iniciativa y cuando se llevan a cabo no es otra cosa que un shows, como escribió Nicolás Maquiavelo en “El príncipe” texto del año 1513 esto es “pan y circo”, porque  aunque ahora  se acabe esta práctica esto viene desde mucho tiempo atrás ¿recién ahora deciden cambiarlo?, si esto no hubiera tomado estado público todo seguiría igual.

La gestión de “Cambiemos” llevo adelante una serie de medidas antipopulares en pos de  reducción de subsidios a servicios públicos, reforma previsional que de una u otra forma se aplicó etc. Pero el ajuste al congreso no llegó a pesar de que muchos dijeron “este ajuste lo hace la política”, un magnifico discurso, pero nada más que eso.

El tema de los pasajes es una gota en un gran mar de cosas dudosas que rodean a la política y que molestan porque… que los políticos discutan sobre miles de pesos en medio de la difícil situación que atraviesa el país es al menos llamativo y perjudica a una sociedad que necesita que la clase política de un ejemplo en serio, el cual no llega pero aún, inocentemente… esperamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *